/ lunes 18 de noviembre de 2019

Fallaron anteriores municipios en apoyar la educación y el patrimonio

Tampoco instrumentaron estrategias de coordinación en seguridad 

Los anteriores gobiernos municipales dejaron de realizar programas para apoyar la educación superior, a distancia y científica, proteger el patrimonio, apoyar al campo, ser más eficientes en sus procesos, promover el desarrollo económico, la coordinación en materia de seguridad, el uso de tecnologías, entre otros.

De acuerdo con el informe del Órgano Superior de Fiscalización del Estado de México (Osfem) de la Cuenta pública del año pasado 99 de 125 municipios ejecutaron proyectos con inconsistencias, planeación inadecuada o ineficiente, e incumplieron o rebasaron las metas programadas en el año.

En total, 39 proyectos evaluados en el Índice General de Desempeño podrían generar responsabilidades a ex servidores públicos municipales, pues las autoridades ejercieron más recursos de los autorizados, y están en los periodos de aclaración.

Aunque algunos programas son más competencia estatal y federal, los ayuntamientos tienen la facultad de impulsarlos, pues vienen en sus metas, pero muchos no los aplican.


Los programas

La revisión incluye a 59 programas en rubros como el combate a la pobreza, marginación y desigualdad; así como el fortalecimiento del núcleo social y la atención a la población que se encuentra en situación de vulnerabilidad.

En ese rubro, menos de 39 de los 125 municipios ejecutaron programas presupuestarios relacionadas con la conservación del patrimonio público, relaciones exteriores, atención médica, cultura física y deporte, educación media superior, educación superior y educación para adultos.

El OSFEM advirtió que el programa “Educación Superior” únicamente 11 municipios lo implementaron, por lo cual concluye que no se establecieron estrategias enfocadas a mejorar la atención a la demanda de educación superior, tecnológica, universitaria, a distancia y docente.


Desarrollo económico y campo

En el rubro enfocado a promover el desarrollo económico con herramientas legales e incentivos que detonen el incremento del bienestar social y generen el ejercicio de una política económica orientada hacia el desarrollo regional, los programas presupuestarios que menos se ejercieron fueron los de Seguros y Garantías Financieras Agropecuarias e Investigación Científica, pues apenas un municipio los aplicó.

El OSFEM advirtió que esas cifras muestran que no establecieron estrategias que evitaran la descapitalización del productor ante un siniestro y de protección al patrimonio de la gente del campo, a través de seguros y fianzas, ni tampoco hubo estrategias para la investigación aplicada en el Estado de México a nivel municipal. Los municipios no se interesaron en esos rubros.


Seguridad

Por lo que toca al tema de seguridad el programa presupuestario que todos los ayuntamientos ejecutaron fue el de “Seguridad Pública”, con acciones orientadas a combatir la inseguridad pública, pero solo 87 presentaron su Matriz de Indicadores para Resultados en apego a las establecidas en el Manual para la Planeación, Programación y Presupuesto de Egresos Municipal 2018.

En cambio, el programa “Coordinación Intergubernamental para la Seguridad Pública” apenas 20 municipios lo implementaron, por lo cual no establecieron estrategias enfocadas a eficientar los mecanismos en materia de seguridad pública, con apego a la legalidad que garantice el logro de objetivos gubernamentales.

En cuanto al rubro de Gobierno de Resultados el que menos se ejerció fue el de Desarrollo de Información Estadística y Geográfica Estatal”, pues solo 10 municipios lo implementaron; por lo cual se no establecieron estrategias de captación, registro, procesamiento, actualización y resguardo de información estadística y geográfica del territorio.

Los que menos se cumplieron fueron los de coordinación intergubernamental regional, con apenas 23; Democracia y Pluralidad Política, con 26 y Gobierno Electrónico, 45; por lo cual la mayoría falló en implementar actividades o servicios para la población, a través de tecnologías de información que les permitieran mejorar la eficiencia y eficacia en los procesos, facilitando la operación y distribución de información que se brinda a la población.

Los anteriores gobiernos municipales dejaron de realizar programas para apoyar la educación superior, a distancia y científica, proteger el patrimonio, apoyar al campo, ser más eficientes en sus procesos, promover el desarrollo económico, la coordinación en materia de seguridad, el uso de tecnologías, entre otros.

De acuerdo con el informe del Órgano Superior de Fiscalización del Estado de México (Osfem) de la Cuenta pública del año pasado 99 de 125 municipios ejecutaron proyectos con inconsistencias, planeación inadecuada o ineficiente, e incumplieron o rebasaron las metas programadas en el año.

En total, 39 proyectos evaluados en el Índice General de Desempeño podrían generar responsabilidades a ex servidores públicos municipales, pues las autoridades ejercieron más recursos de los autorizados, y están en los periodos de aclaración.

Aunque algunos programas son más competencia estatal y federal, los ayuntamientos tienen la facultad de impulsarlos, pues vienen en sus metas, pero muchos no los aplican.


Los programas

La revisión incluye a 59 programas en rubros como el combate a la pobreza, marginación y desigualdad; así como el fortalecimiento del núcleo social y la atención a la población que se encuentra en situación de vulnerabilidad.

En ese rubro, menos de 39 de los 125 municipios ejecutaron programas presupuestarios relacionadas con la conservación del patrimonio público, relaciones exteriores, atención médica, cultura física y deporte, educación media superior, educación superior y educación para adultos.

El OSFEM advirtió que el programa “Educación Superior” únicamente 11 municipios lo implementaron, por lo cual concluye que no se establecieron estrategias enfocadas a mejorar la atención a la demanda de educación superior, tecnológica, universitaria, a distancia y docente.


Desarrollo económico y campo

En el rubro enfocado a promover el desarrollo económico con herramientas legales e incentivos que detonen el incremento del bienestar social y generen el ejercicio de una política económica orientada hacia el desarrollo regional, los programas presupuestarios que menos se ejercieron fueron los de Seguros y Garantías Financieras Agropecuarias e Investigación Científica, pues apenas un municipio los aplicó.

El OSFEM advirtió que esas cifras muestran que no establecieron estrategias que evitaran la descapitalización del productor ante un siniestro y de protección al patrimonio de la gente del campo, a través de seguros y fianzas, ni tampoco hubo estrategias para la investigación aplicada en el Estado de México a nivel municipal. Los municipios no se interesaron en esos rubros.


Seguridad

Por lo que toca al tema de seguridad el programa presupuestario que todos los ayuntamientos ejecutaron fue el de “Seguridad Pública”, con acciones orientadas a combatir la inseguridad pública, pero solo 87 presentaron su Matriz de Indicadores para Resultados en apego a las establecidas en el Manual para la Planeación, Programación y Presupuesto de Egresos Municipal 2018.

En cambio, el programa “Coordinación Intergubernamental para la Seguridad Pública” apenas 20 municipios lo implementaron, por lo cual no establecieron estrategias enfocadas a eficientar los mecanismos en materia de seguridad pública, con apego a la legalidad que garantice el logro de objetivos gubernamentales.

En cuanto al rubro de Gobierno de Resultados el que menos se ejerció fue el de Desarrollo de Información Estadística y Geográfica Estatal”, pues solo 10 municipios lo implementaron; por lo cual se no establecieron estrategias de captación, registro, procesamiento, actualización y resguardo de información estadística y geográfica del territorio.

Los que menos se cumplieron fueron los de coordinación intergubernamental regional, con apenas 23; Democracia y Pluralidad Política, con 26 y Gobierno Electrónico, 45; por lo cual la mayoría falló en implementar actividades o servicios para la población, a través de tecnologías de información que les permitieran mejorar la eficiencia y eficacia en los procesos, facilitando la operación y distribución de información que se brinda a la población.