/ sábado 23 de noviembre de 2019

Mantiene iglesia católica un no rotundo al matrimonio igualitario y la adopción

Tener hijos es un don y no un derecho”: Daniel Valdez García, responsable de la Comisión de Pastoral de Turismo, la Aviación y el Tiempo Libre en la Diócesis de Toluca

Únicamente en alrededor de 16 regiones del país se ofrece la posibilidad de que las personas del mismo sexo puedan contraer matrimonio, y en el caso de la entidad mexiquense existen pocos avances para que se concrete legalmente esta posibilidad e incluso para que se logre la adopción.

Al respecto, el padre Daniel Valdez García, responsable de la Comisión de Pastoral de Turismo, la Aviación y el Tiempo Libre en la Diócesis de Toluca, indicó que la iglesia católica ha sido muy tajante en el sentido de señalar que la unión entre personas únicamente debe darse entre el hombre y la mujer.

Actualmente, las parejas de la comunidad lésbico, gay, bisexual, transexual, transgénero, travesti e intersexual (LGBTTTI) que quieren casarse por el civil en 15 estados no lo pueden hacer más que por la vía de un amparo: Baja California, Baja California Sur, Durango, Guerrero, Guanajuato, Estado de México, Sinaloa, Sonora, Tabasco, Tamaulipas, Tlaxcala, Veracruz, Yucatán, Querétaro y Zacatecas.

Dichas entidades cuentan con candados con los que se niegan las uniones igualitarias, esos obstáculos consisten en definir en códigos civiles, familiares o en sus constituciones al matrimonio y/o al concubinato como la unión exclusiva entre “un hombre y una mujer” y, en algunos casos, se agrega que dicha unión tiene como fin “procrear”.

En contraste, sólo Campeche, Ciudad de México, Coahuila, Colima, Hidalgo, Michoacán, Morelos, Nayarit y San Luis Potosí han modificado su normativa para que las parejas puedan realizar el trámite de manera sencilla ante el registro civil.

También el matrimonio igualitario es posible en Aguascalientes, Chiapas, Jalisco, Nuevo León y Puebla.


No se equipara al matrimonio como institución

En este sentido Daniel Valdez, también especialista en Bioética, señaló que el hecho de que alguna figura legal deba llevar otro nombre es un tema para los juristas, pero ello no se puede equiparar a un matrimonio como sacramento, como institución o civilmente.

De esta manera, el sacerdote de la Diócesis de Toluca pidió tomar en consideración que el hecho de tener hijos es un regalo de Dios, y por lo tanto siempre serán un don y no un derecho.

“Consideramos que no son convenientes los matrimonios igualitarios, pero tampoco la adopción, no porque las parejas no puedan dar lo mismo, sino porque simplemente no existe punto de comparación”, expresó Valdez García.

Únicamente en alrededor de 16 regiones del país se ofrece la posibilidad de que las personas del mismo sexo puedan contraer matrimonio, y en el caso de la entidad mexiquense existen pocos avances para que se concrete legalmente esta posibilidad e incluso para que se logre la adopción.

Al respecto, el padre Daniel Valdez García, responsable de la Comisión de Pastoral de Turismo, la Aviación y el Tiempo Libre en la Diócesis de Toluca, indicó que la iglesia católica ha sido muy tajante en el sentido de señalar que la unión entre personas únicamente debe darse entre el hombre y la mujer.

Actualmente, las parejas de la comunidad lésbico, gay, bisexual, transexual, transgénero, travesti e intersexual (LGBTTTI) que quieren casarse por el civil en 15 estados no lo pueden hacer más que por la vía de un amparo: Baja California, Baja California Sur, Durango, Guerrero, Guanajuato, Estado de México, Sinaloa, Sonora, Tabasco, Tamaulipas, Tlaxcala, Veracruz, Yucatán, Querétaro y Zacatecas.

Dichas entidades cuentan con candados con los que se niegan las uniones igualitarias, esos obstáculos consisten en definir en códigos civiles, familiares o en sus constituciones al matrimonio y/o al concubinato como la unión exclusiva entre “un hombre y una mujer” y, en algunos casos, se agrega que dicha unión tiene como fin “procrear”.

En contraste, sólo Campeche, Ciudad de México, Coahuila, Colima, Hidalgo, Michoacán, Morelos, Nayarit y San Luis Potosí han modificado su normativa para que las parejas puedan realizar el trámite de manera sencilla ante el registro civil.

También el matrimonio igualitario es posible en Aguascalientes, Chiapas, Jalisco, Nuevo León y Puebla.


No se equipara al matrimonio como institución

En este sentido Daniel Valdez, también especialista en Bioética, señaló que el hecho de que alguna figura legal deba llevar otro nombre es un tema para los juristas, pero ello no se puede equiparar a un matrimonio como sacramento, como institución o civilmente.

De esta manera, el sacerdote de la Diócesis de Toluca pidió tomar en consideración que el hecho de tener hijos es un regalo de Dios, y por lo tanto siempre serán un don y no un derecho.

“Consideramos que no son convenientes los matrimonios igualitarios, pero tampoco la adopción, no porque las parejas no puedan dar lo mismo, sino porque simplemente no existe punto de comparación”, expresó Valdez García.