/ jueves 16 de enero de 2020

Comentarios y algo más... | Tauromaquia. Corrida de expectación, corrida de decepción


En el lenguaje taurino es común este aforismo, “el toro no tiene palabra de honor”. Por su instinto,el ganadero, el juez, el matador, ignoran cómo será su embestida. Si es bravo, noble, y si lo entiende el torero, habrá faena. En caso contrario, si es manso , descastado, y sin transmisión es imposible apreciar el arte, el poder, el valor, del matador.

Si eso se da en una aciaga tarde, la afición molesta comenta: “Corrida de expectación, corrida de decepción”.

Este resultado no es privativo de la México. Se da en todos los del mundo. No siempre las corridas conmueven y convencen a públicos exigentes.

En siete corridas, de 12 contempladas en el Derecho de Apartado, se cortaron nueve orejas. No levantaba la temporada. Diciembre, mes de festejos y vacaciones rompió la cuestionada racha taurina. La corrida Guadalupana dio mucho que desear. El juez después de ordenar colocar banderillas negras a un manso, indebidamente lo devolvió a los corrales.

En este último mes se da oportunidad a toreros ignorados, carentes de oportunidades. Los incluyen como relleno. O bien, arman corridas con toreras marginadas por las empresas. Hilda Tenorio, Lupita López, Mary Paz Vega, y otras no las contratan. Los movimientos feministas no hablan por ellas. Merecen torear en la Plaza México. Si se niegan los hombres a alternar con ellas, será por temor que alguna los bañe en la plaza más grande del mundo.

El re debut de José Mauricio y Fermín Rivera, el 15 de diciembre, revitalizó la fiesta. Cada uno, tiene una propia manera de interpretar el toreo. De arte, es el de José Mauricio; de poder, el de Fermín. Los vacacionistas se perdieron el resurgimiento del capitalino que cortó 2 orejas; el potosino una. Los toros de Barralba, con encaste español, .

Lo que no se había visto en mucho tiempo, la empresa repitió la tarde del día 22 a los triunfadores. José Mauricio desorejó a “Viajero” y a “Primazo”, de Montecristo. Fermín no tuvo trofeos. En pasado 12, Uriel Moreno “El Zapata”, corto tres. Jerónimo una , a toros de Pozo Hondo. En solo tres corridas, se cortaron nueve apéndices.

En estas, volvió el encanto. La temporada 2019-2020 elevó su categoría. Además se dieron dos indultos. “Gaspar”, de Vista Hermosa, lidiado por el caballista Emilio Gamero el 29 de diciembre y “Siglo y Medio” de Piedras Negras, que toreó Gerardo Rivera, el 5 de enero.

El indulto a este, fue muy cuestionado. Qué por su bravura él solo se indultó. No por el torero tlaxcalteca. Antonio Mendoza, chaval como aquel, peleó las palmas a las figuras el pasado domingo.

Estamos en el umbral de celebrar 500 años de haberse efectuado la suerte de cañas, el 13 de agosto de 1526, en honor de Cortés a su regreso de las Hibueras. Contra lo que digan o hagan los plañideros antitaurinos, porque es inmortal, la Tauromaquia o Arte de Torear, como llama Pepe-Hilo, a la fiesta de toros, tiene que seguir.

CRONISTA / selata@hotmail.com


En el lenguaje taurino es común este aforismo, “el toro no tiene palabra de honor”. Por su instinto,el ganadero, el juez, el matador, ignoran cómo será su embestida. Si es bravo, noble, y si lo entiende el torero, habrá faena. En caso contrario, si es manso , descastado, y sin transmisión es imposible apreciar el arte, el poder, el valor, del matador.

Si eso se da en una aciaga tarde, la afición molesta comenta: “Corrida de expectación, corrida de decepción”.

Este resultado no es privativo de la México. Se da en todos los del mundo. No siempre las corridas conmueven y convencen a públicos exigentes.

En siete corridas, de 12 contempladas en el Derecho de Apartado, se cortaron nueve orejas. No levantaba la temporada. Diciembre, mes de festejos y vacaciones rompió la cuestionada racha taurina. La corrida Guadalupana dio mucho que desear. El juez después de ordenar colocar banderillas negras a un manso, indebidamente lo devolvió a los corrales.

En este último mes se da oportunidad a toreros ignorados, carentes de oportunidades. Los incluyen como relleno. O bien, arman corridas con toreras marginadas por las empresas. Hilda Tenorio, Lupita López, Mary Paz Vega, y otras no las contratan. Los movimientos feministas no hablan por ellas. Merecen torear en la Plaza México. Si se niegan los hombres a alternar con ellas, será por temor que alguna los bañe en la plaza más grande del mundo.

El re debut de José Mauricio y Fermín Rivera, el 15 de diciembre, revitalizó la fiesta. Cada uno, tiene una propia manera de interpretar el toreo. De arte, es el de José Mauricio; de poder, el de Fermín. Los vacacionistas se perdieron el resurgimiento del capitalino que cortó 2 orejas; el potosino una. Los toros de Barralba, con encaste español, .

Lo que no se había visto en mucho tiempo, la empresa repitió la tarde del día 22 a los triunfadores. José Mauricio desorejó a “Viajero” y a “Primazo”, de Montecristo. Fermín no tuvo trofeos. En pasado 12, Uriel Moreno “El Zapata”, corto tres. Jerónimo una , a toros de Pozo Hondo. En solo tres corridas, se cortaron nueve apéndices.

En estas, volvió el encanto. La temporada 2019-2020 elevó su categoría. Además se dieron dos indultos. “Gaspar”, de Vista Hermosa, lidiado por el caballista Emilio Gamero el 29 de diciembre y “Siglo y Medio” de Piedras Negras, que toreó Gerardo Rivera, el 5 de enero.

El indulto a este, fue muy cuestionado. Qué por su bravura él solo se indultó. No por el torero tlaxcalteca. Antonio Mendoza, chaval como aquel, peleó las palmas a las figuras el pasado domingo.

Estamos en el umbral de celebrar 500 años de haberse efectuado la suerte de cañas, el 13 de agosto de 1526, en honor de Cortés a su regreso de las Hibueras. Contra lo que digan o hagan los plañideros antitaurinos, porque es inmortal, la Tauromaquia o Arte de Torear, como llama Pepe-Hilo, a la fiesta de toros, tiene que seguir.

CRONISTA / selata@hotmail.com