/ lunes 25 de abril de 2022

Otra mirada | La crisis de valores éticos 

¿Qué es lo que hemos perdido? ¿Qué y cómo se ha diluido? Será que existe una descomposición de la sociedad de nuestros tiempos o que en esta posmodernidad la crisis de los valores éticos desnuda una verdadera podredumbre que nos arrastra de forma voraz.

Desde hace más de diez días escuchamos una vez más en las notas periodísticas, en la radio, redes sociales y la televisión la desaparición de una joven y posterior a ello la muerte de ella, padres como muchos, miles, en este país exigiendo justicia.

Es necesario que verdaderamente se reflexione desde diferentes espacios públicos, privados, académicos, institucionales, legislativos, sociedad civil para encarar este vacío de valores que hoy en día se encuentran presentes en nuestra sociedad.

Resulta imposible no escribir sobre este tema que pone de manifiesto el nombre de Fátima, Mayra, Debanhi, Paulet y todas las demás niñas, adolescentes y mujeres jóvenes y adultas que han sufrido violencia hasta llegar a la muerte.

Etimológicamente la ética viene de êthos, que significa carácter en griego. La toma de decisiones es lo que forja el carácter de las personas, de acuerdo con algunas autoras hay dos valores que son clave para construirse un buen carácter que son la justicia y la felicidad, ¿quién en su sano juicio no quisiera tener plenitud en ambos?

La ética está relacionada con la forma continuada de ser, de comportarse en el mundo y lo que vemos es que existe una grave crisis de valores éticos, esos que se construyen desde el núcleo de nuestra sociedad que es la familia, pero también en la convivencia cotidiana con quienes interactuamos desde la niñez.

Y debe quedar claro que me refiero a valores éticos que son los que forman parte de la obligación moral que nos permite comportarnos de una u otra forma en el mundo globalizado en el que nos encontramos y con las múltiples circunstancias que se presentan como la guerra, la pobreza, la desigualdad cada vez mayor, el cambio climático y la violencia que millones de mujeres vivimos unas en grados atroces como el caso de Debanhi y todas las que forman parte de expedientes y fichas de localización.

La integralidad del ser humano en donde se encuentran las obligaciones morales para poder decidir hacer o no hacer determinada acción parece haber dejado de calar en los corazones y en el ser total de muchos hombres que comenten este tipo de actos ya sea por lo que las últimas teorías sobre los feminicidios han explicado sobre el dominio del patriarcado o la demostración de virilidad y ausencia de justicia.

Pero la falta de valores éticos no es exclusividad de los hombres también se suman mujeres lamentablemente que en otros espacios demuestran esa carencia de valores con autocomplacencias insulsas. Reflexionemos sobre estos valores, nos atañe a todos y todas.


¿Qué es lo que hemos perdido? ¿Qué y cómo se ha diluido? Será que existe una descomposición de la sociedad de nuestros tiempos o que en esta posmodernidad la crisis de los valores éticos desnuda una verdadera podredumbre que nos arrastra de forma voraz.

Desde hace más de diez días escuchamos una vez más en las notas periodísticas, en la radio, redes sociales y la televisión la desaparición de una joven y posterior a ello la muerte de ella, padres como muchos, miles, en este país exigiendo justicia.

Es necesario que verdaderamente se reflexione desde diferentes espacios públicos, privados, académicos, institucionales, legislativos, sociedad civil para encarar este vacío de valores que hoy en día se encuentran presentes en nuestra sociedad.

Resulta imposible no escribir sobre este tema que pone de manifiesto el nombre de Fátima, Mayra, Debanhi, Paulet y todas las demás niñas, adolescentes y mujeres jóvenes y adultas que han sufrido violencia hasta llegar a la muerte.

Etimológicamente la ética viene de êthos, que significa carácter en griego. La toma de decisiones es lo que forja el carácter de las personas, de acuerdo con algunas autoras hay dos valores que son clave para construirse un buen carácter que son la justicia y la felicidad, ¿quién en su sano juicio no quisiera tener plenitud en ambos?

La ética está relacionada con la forma continuada de ser, de comportarse en el mundo y lo que vemos es que existe una grave crisis de valores éticos, esos que se construyen desde el núcleo de nuestra sociedad que es la familia, pero también en la convivencia cotidiana con quienes interactuamos desde la niñez.

Y debe quedar claro que me refiero a valores éticos que son los que forman parte de la obligación moral que nos permite comportarnos de una u otra forma en el mundo globalizado en el que nos encontramos y con las múltiples circunstancias que se presentan como la guerra, la pobreza, la desigualdad cada vez mayor, el cambio climático y la violencia que millones de mujeres vivimos unas en grados atroces como el caso de Debanhi y todas las que forman parte de expedientes y fichas de localización.

La integralidad del ser humano en donde se encuentran las obligaciones morales para poder decidir hacer o no hacer determinada acción parece haber dejado de calar en los corazones y en el ser total de muchos hombres que comenten este tipo de actos ya sea por lo que las últimas teorías sobre los feminicidios han explicado sobre el dominio del patriarcado o la demostración de virilidad y ausencia de justicia.

Pero la falta de valores éticos no es exclusividad de los hombres también se suman mujeres lamentablemente que en otros espacios demuestran esa carencia de valores con autocomplacencias insulsas. Reflexionemos sobre estos valores, nos atañe a todos y todas.


ÚLTIMASCOLUMNAS
lunes 04 de julio de 2022

Otra Mirada | El IEEM y los consensos que debe crear

Actualmente nos encontramos ante un instituto que tiene varias áreas acéfalas como son la Unidad Técnica para la Administración del Personal Electoral

Karina Vaquera Montoya

lunes 20 de junio de 2022

Otra Mirada | Pobreza: déficit y reto de la democracia mexiquense

Cualquier democracia que tome en serio la igualdad, debe atender y poner cartas en el asunto de la pobreza pues su erradicación representa un gran reto y desafío desde el ámbito internacional hasta el propio ámbito local. 

Karina Vaquera Montoya

lunes 13 de junio de 2022

Otra Mirada | El papel de los partidos en estos tiempos

Por lo que resulta vital conocer su origen, funciones y por qué no los retos que los partidos políticos tienen en una sociedad que se erige como democrática.

Karina Vaquera Montoya

martes 24 de mayo de 2022

Otra Mirada | Si hay discriminación no hay democracia

Derivado de diferentes actos que se han venido desarrollando en las ultimas dos semanas, es que considere muy pertinente escribir de un tema relacionado con los derechos humanos, y por supuesto, con la democracia.

Karina Vaquera Montoya

martes 17 de mayo de 2022

Otra Mirada | Los resultados de Atlautla, reflexiones 

Aquí un primer tema pendiente para que los actos de violencia que sucedan puedan acreditarse y también establecer una pena a quien infringe la ley.

Karina Vaquera Montoya

Cargar Más