/ martes 23 de julio de 2019

Visión Democrática / Elecciones intermedias en Filipinas


La República de Filipinas se ubica al sudeste del continente asiático, su territorio corresponde a un archipiélago de 7,107 islas. Cuenta con una población de más de 106 millones de habitantes. Son idiomas oficiales el filipino y el inglés. El 80% de la población es católica. Administrativamente se divide en 17 regiones, 81 provincias, 131 ciudades, 1,497 municipios, y 41,994 barangayes, además de dos regiones autónomas.

Constitucionalmente es un Estado democrático y republicano. El poder legislativo está formado por un Senado y una Cámara de Representantes. El Senado se compone de 24 integrantes electos a nivel nacional en circunscripción única, por mandatos de seis años, asimismo, cada tres años se renueva la mitad de sus miembros.

La Cámara de Representantes está conformada por 297 diputaciones elegidas cada tres años, a través de la combinación del sistema mayoritario, mediante el voto en distritos uninominales: 238 curules, y el proporcional, por medio de listas de partidos en circunscripción única: 59 escaños.

El poder ejecutivo corresponde al presidente de Filipinas, cuentan con la figura del vicepresidente. Ambos elegidos mediante votación popular directa por un mandato de seis años, aunque en votación separada. El actual presidente es Rodrigo Roa Duterte y la vicepresidenta Leni Robredo, fueron electos el 9 de mayo de 2016. El presidente no es reelegible y ningún vicepresidente podrá ejercer el cargo durante dos periodos consecutivos.

El 9 de mayo pasado se realizaron elecciones para el Congreso. Se convocó a 61.8 millones de personas para acudir a las urnas a efecto de elegir 18 mil cargos entre alcaldes, gobernadores provinciales, diputados y senadores.

Enel caso del Senado se eligieron 12 posiciones de las cuales se señala que al menos siete fueron respaldadas por el actual presidente Duterte, entre éstas destacan las senadurías de: Imee Marcos, hija del ex dictador Ferdinand Marcos; Ronald “Bato” de la Rosa, ex jefe de la Policía Nacional de Filipinas, considerado artífice de las controvertidas operaciones antidrogas; y Bong Go, asistente personal del propio Duterte. Con los nuevos integrantes del Senado aumenta la fuerza política del presidente Duterte.

Duterte fue electo presidente en 2016 con el 39% de los votos, llamó a la sociedad civil a “matar a narcotraficantes a cambio de una medalla”. Unas semanas después de que tomó posesión, alrededor de 2 mil personas fueron asesinadas por policías o “grupos de vigilantes” por supuestos vínculos con el narcotráfico. Organismos internacionales estiman que dicha cifra ronda los 12,000 asesinatos extrajudiciales.

A Duterte se le identifica como un político que no acepta la crítica, un claro ejemplo de esto es la detención, en 2017, de la senadoraLeila de Lima, conocida opositora del actual régimen quien fue acusada de tráfico de drogas. La prensa internacional señala a Rodrigo Duterte como integrante de una creciente lista de líderes políticos con perfil autoritario, nacionalista y populista, que desprecia las normas liberales tanto como la independencia del poder judicial.

@CP_IEEM_MX


La República de Filipinas se ubica al sudeste del continente asiático, su territorio corresponde a un archipiélago de 7,107 islas. Cuenta con una población de más de 106 millones de habitantes. Son idiomas oficiales el filipino y el inglés. El 80% de la población es católica. Administrativamente se divide en 17 regiones, 81 provincias, 131 ciudades, 1,497 municipios, y 41,994 barangayes, además de dos regiones autónomas.

Constitucionalmente es un Estado democrático y republicano. El poder legislativo está formado por un Senado y una Cámara de Representantes. El Senado se compone de 24 integrantes electos a nivel nacional en circunscripción única, por mandatos de seis años, asimismo, cada tres años se renueva la mitad de sus miembros.

La Cámara de Representantes está conformada por 297 diputaciones elegidas cada tres años, a través de la combinación del sistema mayoritario, mediante el voto en distritos uninominales: 238 curules, y el proporcional, por medio de listas de partidos en circunscripción única: 59 escaños.

El poder ejecutivo corresponde al presidente de Filipinas, cuentan con la figura del vicepresidente. Ambos elegidos mediante votación popular directa por un mandato de seis años, aunque en votación separada. El actual presidente es Rodrigo Roa Duterte y la vicepresidenta Leni Robredo, fueron electos el 9 de mayo de 2016. El presidente no es reelegible y ningún vicepresidente podrá ejercer el cargo durante dos periodos consecutivos.

El 9 de mayo pasado se realizaron elecciones para el Congreso. Se convocó a 61.8 millones de personas para acudir a las urnas a efecto de elegir 18 mil cargos entre alcaldes, gobernadores provinciales, diputados y senadores.

Enel caso del Senado se eligieron 12 posiciones de las cuales se señala que al menos siete fueron respaldadas por el actual presidente Duterte, entre éstas destacan las senadurías de: Imee Marcos, hija del ex dictador Ferdinand Marcos; Ronald “Bato” de la Rosa, ex jefe de la Policía Nacional de Filipinas, considerado artífice de las controvertidas operaciones antidrogas; y Bong Go, asistente personal del propio Duterte. Con los nuevos integrantes del Senado aumenta la fuerza política del presidente Duterte.

Duterte fue electo presidente en 2016 con el 39% de los votos, llamó a la sociedad civil a “matar a narcotraficantes a cambio de una medalla”. Unas semanas después de que tomó posesión, alrededor de 2 mil personas fueron asesinadas por policías o “grupos de vigilantes” por supuestos vínculos con el narcotráfico. Organismos internacionales estiman que dicha cifra ronda los 12,000 asesinatos extrajudiciales.

A Duterte se le identifica como un político que no acepta la crítica, un claro ejemplo de esto es la detención, en 2017, de la senadoraLeila de Lima, conocida opositora del actual régimen quien fue acusada de tráfico de drogas. La prensa internacional señala a Rodrigo Duterte como integrante de una creciente lista de líderes políticos con perfil autoritario, nacionalista y populista, que desprecia las normas liberales tanto como la independencia del poder judicial.

@CP_IEEM_MX