/ jueves 17 de septiembre de 2020

Imagogenia | Qué vestir o qué no vestir, ese es el dilema


Ciertamente hablar de cómo se viste alguien puede sonar superficial, sin embargo cuando se trata de una figura pública -y más siendo la esposa del Presidente- la vestimenta se considera una extensión de su imagen y por ende es importante; sobretodo, si dicha indumentaria se usa para un evento público que es tan importante para los mexicanos como el Grito de Independencia.

Si bien es de aplaudir el “sacrificio” que hizo el presidente Andrés Manuel López Obrador al prescindir de la gente para celebrar la ceremonia del 15 de septiembre, derivado de la pandemia por COVID y dar el grito con un zócalo vacío, también se debe reconocer que todas las miradas cayeron directamente sobre él y su esposa, Beatriz Gutiérrez Müller no había más espectáculo que ellos dos y claramente la presión debió ser mucha, pues la mayoría de los mexicanos observó el evento desde su casa: en un televisor o por medios digitales.

Por lo mismo, y como sucede cada año en este evento, el vestido de la Primera Dama -en este caso no Primera Dama- fue el centro de atención de muchos y es que rápidamente se hizo viral en redes sociales, pero por la razón equivocada. Analizándolo de forma muy superficial, el vestido es elegante, sobrio y muy al estilo tradicional de Gutiérrez Müller, yo no le veía problema; sin embargo antes de elegir un vestido para este tipo de eventos se tiene que hacer un tipo estudio de mercado del mismo -sí, aunque suene ridículo-, pues en este caso no haberlo hecho ocasionó que la esposa del Presidente fuera motivo de críticas y memes en redes sociales que volvieron a sacar a la luz el tema del “choco flan” que tanto le molestó.

Lo entendemos, la no primera dama renunció a su “título” y así a ciertos privilegios como la ropa de diseñador carísima -que por si usted no lo sabía en la mayoría de los casos es ropa que solamente les prestan las casas de moda para la ocasión-; y con ello volcó su atención a nuevos diseñadores mexicanos, el año pasado para la misma ocasión usó la marca Mussi, de Ángel y Silvia Mussi por ejemplo.

Y parecerá mentira, pero si Gutiérrez Müller hubiera usado algún vestido de una casa de moda “carísimo” fuera o no mexicano, las críticas tampoco se hubieran hecho esperar porque ciertamente, el atuendo no iría acorde con la filosofía política de su marido “austeridad”, es decir no existiría coherencia y así se perdería credibilidad.

Aquí, lo interesante no es el vestido o lo que sea que haya usado la pareja presidencial, sino cómo estos elementos -extensiones de la imagen- realmente tiene un impacto sustancial en la forma en la que son percibidos; que si bien, como lo dije al inicio, suena superficial, para la audiencia es importante y por lo mismo repercute en su imagen.

Doctoranda en Imagen Pública
Directora π en SCIO Group
Ex godín Gubernamental
Fisgona por naturaleza y delirante por la imagen
Facebook: Mar Nava Argüelles

Twitter: @Mar_Naa


Ciertamente hablar de cómo se viste alguien puede sonar superficial, sin embargo cuando se trata de una figura pública -y más siendo la esposa del Presidente- la vestimenta se considera una extensión de su imagen y por ende es importante; sobretodo, si dicha indumentaria se usa para un evento público que es tan importante para los mexicanos como el Grito de Independencia.

Si bien es de aplaudir el “sacrificio” que hizo el presidente Andrés Manuel López Obrador al prescindir de la gente para celebrar la ceremonia del 15 de septiembre, derivado de la pandemia por COVID y dar el grito con un zócalo vacío, también se debe reconocer que todas las miradas cayeron directamente sobre él y su esposa, Beatriz Gutiérrez Müller no había más espectáculo que ellos dos y claramente la presión debió ser mucha, pues la mayoría de los mexicanos observó el evento desde su casa: en un televisor o por medios digitales.

Por lo mismo, y como sucede cada año en este evento, el vestido de la Primera Dama -en este caso no Primera Dama- fue el centro de atención de muchos y es que rápidamente se hizo viral en redes sociales, pero por la razón equivocada. Analizándolo de forma muy superficial, el vestido es elegante, sobrio y muy al estilo tradicional de Gutiérrez Müller, yo no le veía problema; sin embargo antes de elegir un vestido para este tipo de eventos se tiene que hacer un tipo estudio de mercado del mismo -sí, aunque suene ridículo-, pues en este caso no haberlo hecho ocasionó que la esposa del Presidente fuera motivo de críticas y memes en redes sociales que volvieron a sacar a la luz el tema del “choco flan” que tanto le molestó.

Lo entendemos, la no primera dama renunció a su “título” y así a ciertos privilegios como la ropa de diseñador carísima -que por si usted no lo sabía en la mayoría de los casos es ropa que solamente les prestan las casas de moda para la ocasión-; y con ello volcó su atención a nuevos diseñadores mexicanos, el año pasado para la misma ocasión usó la marca Mussi, de Ángel y Silvia Mussi por ejemplo.

Y parecerá mentira, pero si Gutiérrez Müller hubiera usado algún vestido de una casa de moda “carísimo” fuera o no mexicano, las críticas tampoco se hubieran hecho esperar porque ciertamente, el atuendo no iría acorde con la filosofía política de su marido “austeridad”, es decir no existiría coherencia y así se perdería credibilidad.

Aquí, lo interesante no es el vestido o lo que sea que haya usado la pareja presidencial, sino cómo estos elementos -extensiones de la imagen- realmente tiene un impacto sustancial en la forma en la que son percibidos; que si bien, como lo dije al inicio, suena superficial, para la audiencia es importante y por lo mismo repercute en su imagen.

Doctoranda en Imagen Pública
Directora π en SCIO Group
Ex godín Gubernamental
Fisgona por naturaleza y delirante por la imagen
Facebook: Mar Nava Argüelles

Twitter: @Mar_Naa

ÚLTIMASCOLUMNAS
jueves 29 de octubre de 2020

Imagogenia | "Proximidad y seguridad"

Walmart transformará sus tiendas Superama para atender los nuevos estilos de vida de sus clientes, sin embargo una de sus promesas la compromete demasiado y es casi seguro que falle en cumplirla

Martha Nava A

jueves 22 de octubre de 2020

Imagogenia | En plena crisis, tarifas arriba

La Cámara de Diputados Federal aprobó un incremento al cobro de los servicios de internet y teléfono que se aplicaría a partir el próximo enero.

Martha Nava A

jueves 15 de octubre de 2020

Imagogenia | Quesos que no son quesos

La Secretaría de Economía dio a conocer que ciertas marcas no podrán vender algunos de sus productos porque no cumplen con las Normas Oficiales, esto afectará su reputación. Será interesante ver cómo se logra una colaboración entre el gobierno y las empresas.

Martha Nava A

jueves 08 de octubre de 2020

Imagogenia | Covid vs. Trump ¿Estrategia?

Para entender sus acciones, tenemos que entender a su audiencia y recordar que ésta tomará decisiones principalmente basada en sus emociones sobretodo emociones momentáneas.

Martha Nava A

jueves 01 de octubre de 2020

Imagogenia | Etiquetados vemos, calorías no sabemos

La desinformación puede generar un problema al valor de la marca y a su reputación

Martha Nava A

jueves 24 de septiembre de 2020

Imagogenia | La otra pandemia

Referirse al aspecto físico de alguien siempre va a generar polémica, porque normalmente los comentarios al respecto no construyen

Martha Nava A

jueves 10 de septiembre de 2020

Imagogenia | De nuevo falla el e-commerce para un grande

el usuario tomará como aliado a las redes sociales para evidenciar el error de la marca, sea grande o pequeño.

Martha Nava A

jueves 03 de septiembre de 2020

Imagogenia | Reputación Digital

Cuidemos nuestra imagen a fin de evitar ser el próximo que circule de forma negativa en redes afectando nuestro entorno social.

Martha Nava A

jueves 27 de agosto de 2020

Imagogenia | Representaciones: muchas interpretaciones

En general el mexicano es muy celoso y cuidadoso de su identidad nacional, y es por esto que causó gran molestia en redes sociales la decoración en el Zócalo de la Ciudad de México

Martha Nava A

Cargar Más