/ miércoles 25 de noviembre de 2020

Repique inocente | En los bueyes de mi compadre

Muchas personas temen que el semáforo epidemiológico de COVID-19 se encienda en color rojo en el estado de México. Desean acciones más restrictivas, pero siempre y cuando no tengan implicaciones para sus actividades.

Hay muchas personas “apanicadas” en estos días. Por la evolución de la pandemia del COVID-19, desde luego. Temen que de un momento a uno, de la noche a la mañana, regresemos a los días de marzo a junio en los que nos tuvimos que quedar encerrados en casa para no contagiarnos de la pandemia que nos asuela —o asola, ambas voces están permitidas por la Real Academia Española—.

No les sobra razón. Pero tampoco les asiste por completo:

El estado de México acumuló del 6 de marzo hasta el lunes 23 de noviembre 106 mil casos de COVID-19. Han muerto 15 mil 179 mexiquenses por la malhadada enfermedad. Pero hay 65 mil personas en el estado de México que ya se recuperaron de la enfermedad causada por el coronavirus SARS-COV-2.

Para que sirva de comparación, en la Ciudad de México —otrora llamada La Ciudad de los Palacios— hay 188 mil casos acumulados. 13 mil 32 difuntos. Y 153 mil recuperados.

En los casos activos de la enfermedad —los que son la fuente de contagio, como diría el doctor López-Gatell—, el estado de México tenía hasta el lunes mil 296 por 3 mil 819 en la CeDeMex.

En términos estrictamente aritméticos, el prepotente existencia moral llamada estado de México atraviesa por un mejor momento de la pandemia en comparación con la capital del país. Menos en el número de muertos, donde les llevamos ventaja a quienes un gentilicio denomina como chilangos.

Con los datos en la mano, el arriba firmante cree, en un acto de optimismo —inútil, como casi todos los optimismos—, que la condiciones actuales de la pandemia en el Edomex no son para entrar en un estado de alarma. Pero tampoco para bajar la guardia.

Tenemos que seguir usando el cubrebocas en el espacio público —los subnormales profundos están exentos, ya nos dimos cuenta—, nos debemos lavar constantemente las manos con agua y jabón o desinfectarlas con alcohol, y tenemos que respetar la sana distancia.

Los apanicados dicen por aquí y por allá que el semáforo rojo está a la vuelta de la esquina. Que nos está cargando el payaso. Que los casos se multiplican y los fallecimientos también. Que ya viene una nueva cuarentena. Que la culpa es de la gente inconsciente. Que no se cumplen las reglas. Pero tampoco hacen algo más que apuntar su índice flamígero. Practican la celebre frase que a la letra dice: “hágase la voluntad de Dios, pero en los bueyes de mi compadre”. Porque quieren que “la gente” se someta a más restricciones pero no ponen el ejemplo. Siguen haciendo su vida como el amago del semáforo epidemiológico en rojo sólo tuviera que ver con ellos cuando se trata de cuestionar a “los bueyes de su compadre”.

***

Director del noticiario Así Sucede de Grupo Acir Toluca.

Mail: felgonre@gmail.com.

Twitter: @FelipeGlz.

Muchas personas temen que el semáforo epidemiológico de COVID-19 se encienda en color rojo en el estado de México. Desean acciones más restrictivas, pero siempre y cuando no tengan implicaciones para sus actividades.

Hay muchas personas “apanicadas” en estos días. Por la evolución de la pandemia del COVID-19, desde luego. Temen que de un momento a uno, de la noche a la mañana, regresemos a los días de marzo a junio en los que nos tuvimos que quedar encerrados en casa para no contagiarnos de la pandemia que nos asuela —o asola, ambas voces están permitidas por la Real Academia Española—.

No les sobra razón. Pero tampoco les asiste por completo:

El estado de México acumuló del 6 de marzo hasta el lunes 23 de noviembre 106 mil casos de COVID-19. Han muerto 15 mil 179 mexiquenses por la malhadada enfermedad. Pero hay 65 mil personas en el estado de México que ya se recuperaron de la enfermedad causada por el coronavirus SARS-COV-2.

Para que sirva de comparación, en la Ciudad de México —otrora llamada La Ciudad de los Palacios— hay 188 mil casos acumulados. 13 mil 32 difuntos. Y 153 mil recuperados.

En los casos activos de la enfermedad —los que son la fuente de contagio, como diría el doctor López-Gatell—, el estado de México tenía hasta el lunes mil 296 por 3 mil 819 en la CeDeMex.

En términos estrictamente aritméticos, el prepotente existencia moral llamada estado de México atraviesa por un mejor momento de la pandemia en comparación con la capital del país. Menos en el número de muertos, donde les llevamos ventaja a quienes un gentilicio denomina como chilangos.

Con los datos en la mano, el arriba firmante cree, en un acto de optimismo —inútil, como casi todos los optimismos—, que la condiciones actuales de la pandemia en el Edomex no son para entrar en un estado de alarma. Pero tampoco para bajar la guardia.

Tenemos que seguir usando el cubrebocas en el espacio público —los subnormales profundos están exentos, ya nos dimos cuenta—, nos debemos lavar constantemente las manos con agua y jabón o desinfectarlas con alcohol, y tenemos que respetar la sana distancia.

Los apanicados dicen por aquí y por allá que el semáforo rojo está a la vuelta de la esquina. Que nos está cargando el payaso. Que los casos se multiplican y los fallecimientos también. Que ya viene una nueva cuarentena. Que la culpa es de la gente inconsciente. Que no se cumplen las reglas. Pero tampoco hacen algo más que apuntar su índice flamígero. Practican la celebre frase que a la letra dice: “hágase la voluntad de Dios, pero en los bueyes de mi compadre”. Porque quieren que “la gente” se someta a más restricciones pero no ponen el ejemplo. Siguen haciendo su vida como el amago del semáforo epidemiológico en rojo sólo tuviera que ver con ellos cuando se trata de cuestionar a “los bueyes de su compadre”.

***

Director del noticiario Así Sucede de Grupo Acir Toluca.

Mail: felgonre@gmail.com.

Twitter: @FelipeGlz.

ÚLTIMASCOLUMNAS
miércoles 20 de enero de 2021

Repique inocente | Del cubrebocas y otros demonios

Parece que algunos compatriotas siguen sin comprenderlo. Aunque también el contagio sea tan sencillo que muchos ni siquiera saben dónde o cómo contrajeron la enfermedad llamada Covid-19.

Felipe González

miércoles 13 de enero de 2021

Repique Inocente | Cacerolazo

La faena de resistir 10 meses ha tenido costos altísimos, que se prolongarán durante un par de años para quienes sobrevivan.

Felipe González

miércoles 06 de enero de 2021

 Repique Inocente |  De cara a la posible extensión del rojo

Los consultorios de farmacias pletóricos y las extensas filas en los establecimientos donde se expenden tanques de oxígeno, pueden ser otra cara de la misma moneda: la pandemia, en su estado menos agresivo.

Felipe González

miércoles 30 de diciembre de 2020

Repique Inocente | Ya que llegue el 2021

Tarde que temprano, la frustración llega. La decepción se renueva.

Felipe González

miércoles 23 de diciembre de 2020

Repique inocente | Elogio al “covidiota”

Miren que llegamos a tener un mínimo de medio centenar de casos nuevos en un día y ahora andamos en mil 100 en promedio diario.

Felipe González

miércoles 16 de diciembre de 2020

Repique inocente | Rete solidarios

Hacemos colectas. Formamos cadenas humanas. Lloramos al unísono. Rezamos en el mismo tono y ritmo.

Felipe González

miércoles 02 de diciembre de 2020

Repique inocente | El primer tercio

A los de Frente Nacional anti-Amlo se les deben estar retorciendo las tripas porque la popularidad del presidente se mantenga

Felipe González

miércoles 25 de noviembre de 2020

Repique inocente | En los bueyes de mi compadre

La condiciones actuales de la pandemia en el Edomex no son para entrar en un estado de alarma; pero tampoco para bajar la guardia.

Felipe González

miércoles 11 de noviembre de 2020

 Repique inocente | Carrancear

La familia del cachorro no se dedicó por completo a la política sino esencialmente a los negocios. Muchos negocios en muchos sectores.

Felipe González

miércoles 04 de noviembre de 2020

Repique inocente | Elección en “Gringolandia”

En México muchos quisieran que ganara Joe Biden; pero en por un mero pragmatismo económico: al país le va mejor con los gobiernos republicanos

Felipe González

Cargar Más