/ sábado 4 de julio de 2020

Pensamento Universitario | Ingreso a la UAEM

Nuevamente, en estos días se presenta la demanda de ingreso a los niveles medio superior y superior de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM). Como ya es costumbre, la capacidad de oferta será ampliamente rebasada en los diferentes espacios de la Institución, y por este motivo miles de jóvenes verán afectado su proyecto de vida, en caso de no ser aceptados.

Con el examen de admisión constituido en un filtro de selección cuestionable, muchos estudiantes sufren la enorme decepción de ver que los conocimientos adquiridos no fueron suficientes para librar el gran obstáculo. Unos por lo deficiente de la instrucción recibida, otros por su desapego al estudio y los menos debido a los imponderables de siempre, no obstante tener un buen historial académico.

El asunto es que ahora, derivado de las condiciones de aislamiento social, las autoridades universitarias han decidido realizar dicho examen no de manera presencial sino a distancia, recurriendo al apoyo de los medios tecnológicos. Si bien la medida se justifica al proteger la salud de los aspirantes, sin duda el reto es muy grande y la respuesta debe ser también especial, si se trata de obtener resultados confiables a partir de una planificación realmente profesional, cuidando ante todo el prestigio y buen nombre de nuestra máxima casa de estudios.

En días pasados, el secretario de docencia declaró a este diario que la acción no es clasista ni discriminatoria, aunque los datos recabados en la etapa del pre registro de casi 60 mil solicitantes lo desmienten, pues un 75% refirió no tener computadora y un 80% carecer de Internet. Según el funcionario, la prueba se aplicará en la última semana de julio, en dos sesiones, concediendo incluso un mayor tiempo, y lo más importante: la evaluación, dijo, tendrá las suficientes medidas de seguridad, entre ellas el acceso a través de folio, contraseña y fotografía, además del requisito de mostrar una panorámica del espacio donde trabajará el sustentante.

Obviamente, lo deseable es que la UAEM demuestre estar a la altura de las circunstancias, y se llegue a un final satisfactorio en este importante ejercicio. Lamentable sería volver a tener un escenario como el de estos meses de encierro, donde a nivel institucional ha predominado la desorganización y la falta de una estrategia clara y razonada, particularmente en cuanto al trabajo de enseñanza y comprobación de los aprendizajes.

Si se habla de un proceso equitativo y no excluyente, es indispensable tomar en cuenta múltiples factores, entre ellos la carencia de la tecnología necesaria en los jóvenes de escasos recursos, los problemas de conexión a Internet o las posibles fallas en la energía eléctrica. Por otra parte, ante un paso tan trascendental en su vida académica, la pregunta es cómo asegurar la honestidad de los estudiantes al contestar el examen, pues el riesgo de recibir la ayuda de otras personas está latente, con todo y la supuesta efectividad de los mecanismos de supervisión.

En resumen: si esta modalidad no da certeza de justicia y garantía de calidad en los alumnos aceptados las consecuencias pueden ser muy graves, y entonces el Consejo Universitario tendrá la obligación de fincar las responsabilidades conducentes.

Nuevamente, en estos días se presenta la demanda de ingreso a los niveles medio superior y superior de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM). Como ya es costumbre, la capacidad de oferta será ampliamente rebasada en los diferentes espacios de la Institución, y por este motivo miles de jóvenes verán afectado su proyecto de vida, en caso de no ser aceptados.

Con el examen de admisión constituido en un filtro de selección cuestionable, muchos estudiantes sufren la enorme decepción de ver que los conocimientos adquiridos no fueron suficientes para librar el gran obstáculo. Unos por lo deficiente de la instrucción recibida, otros por su desapego al estudio y los menos debido a los imponderables de siempre, no obstante tener un buen historial académico.

El asunto es que ahora, derivado de las condiciones de aislamiento social, las autoridades universitarias han decidido realizar dicho examen no de manera presencial sino a distancia, recurriendo al apoyo de los medios tecnológicos. Si bien la medida se justifica al proteger la salud de los aspirantes, sin duda el reto es muy grande y la respuesta debe ser también especial, si se trata de obtener resultados confiables a partir de una planificación realmente profesional, cuidando ante todo el prestigio y buen nombre de nuestra máxima casa de estudios.

En días pasados, el secretario de docencia declaró a este diario que la acción no es clasista ni discriminatoria, aunque los datos recabados en la etapa del pre registro de casi 60 mil solicitantes lo desmienten, pues un 75% refirió no tener computadora y un 80% carecer de Internet. Según el funcionario, la prueba se aplicará en la última semana de julio, en dos sesiones, concediendo incluso un mayor tiempo, y lo más importante: la evaluación, dijo, tendrá las suficientes medidas de seguridad, entre ellas el acceso a través de folio, contraseña y fotografía, además del requisito de mostrar una panorámica del espacio donde trabajará el sustentante.

Obviamente, lo deseable es que la UAEM demuestre estar a la altura de las circunstancias, y se llegue a un final satisfactorio en este importante ejercicio. Lamentable sería volver a tener un escenario como el de estos meses de encierro, donde a nivel institucional ha predominado la desorganización y la falta de una estrategia clara y razonada, particularmente en cuanto al trabajo de enseñanza y comprobación de los aprendizajes.

Si se habla de un proceso equitativo y no excluyente, es indispensable tomar en cuenta múltiples factores, entre ellos la carencia de la tecnología necesaria en los jóvenes de escasos recursos, los problemas de conexión a Internet o las posibles fallas en la energía eléctrica. Por otra parte, ante un paso tan trascendental en su vida académica, la pregunta es cómo asegurar la honestidad de los estudiantes al contestar el examen, pues el riesgo de recibir la ayuda de otras personas está latente, con todo y la supuesta efectividad de los mecanismos de supervisión.

En resumen: si esta modalidad no da certeza de justicia y garantía de calidad en los alumnos aceptados las consecuencias pueden ser muy graves, y entonces el Consejo Universitario tendrá la obligación de fincar las responsabilidades conducentes.

ÚLTIMASCOLUMNAS
viernes 23 de octubre de 2020

Pensamiento Universitario | Desfalco al ISSEMyM

Los efectos de la frase “un político pobre es un pobre político” se manifiestan en atracos como el aquí mencionado.

Juan Cuenca Díaz

viernes 02 de octubre de 2020

Pensamiento Universitario | Obediencia ciega

Se vive un cambio, cierto, pero no en el sentido correcto. La deshonestidad no se controla.

Juan Cuenca Díaz

sábado 19 de septiembre de 2020

Pensamiento Universitario | Dignidad estudiantil

Recuperar el prestigio y evitar las vergüenzas por tantas conductas indignas y rectorados fallidos implica atreverse a levantar la voz.

Juan Cuenca Díaz

viernes 21 de agosto de 2020

Pensamiento Universitario | Valores cívicos y éticos 

Por desgracia se siguen presentando los casos de quienes no reconocen la magnitud de la tragedia y adoptan una actitud inconsciente y de indiferencia, siguiendo el ejemplo del presidente de la República.

Juan Cuenca Díaz

viernes 14 de agosto de 2020

Pensamiento Universitario | Justicia por propia mano

La delincuencia cada día se reafirma como una plaga de comprobada peligrosidad, en contraste con la actuación irresponsable y medrosa de gobiernos ampliamente rebasados

Juan Cuenca Díaz

viernes 31 de julio de 2020

Pensamiento Universitario | La corrupción

Aprovechando el hartazgo de la ciudadanía, el actual presidente llegó al poder con la promesa de eliminar estas vilezas y proceder contra sus destacados exponentes, obligándolos a devolver a la hacienda pública lo robado.

Juan Cuenca Díaz

viernes 24 de julio de 2020

Pensamiento Universitario | Irresponsables 

Controlar el problema es tarea de todos, si deseamos realmente transitar hacia una nueva normalidad y no hacia una nueva mortalidad.

Juan Cuenca Díaz

viernes 17 de julio de 2020

Pensamiento Universitario | La ética en la UAEM

Si queremos un México mejor un factor prioritario debe ser la estricta selección de funcionarios, a fin de garantizar el compromiso de trabajar por la excelencia

Juan Cuenca Díaz

Cargar Más