/ miércoles 26 de agosto de 2020

Repique inocente | Taparle el ojo al macho

Los videos escándalos en México son un deporte nacional por excelencia.

Si no están en las olimpiadas nacionales o en las universiadas es porque no existe una federación que sancione su práctica ni reglas claramente establecidas.

Eso sí, salvo alguna excepción que escape de la memoria de teflón del arriba firmante, todos terminan en el olvido, sin sanciones ejemplares para los participantes. Es el común denominador.

Como lo es también que el fair play de este deporte nacional implique la aparición de videos muy similares de los contendientes o denunciantes.

Los más recientes son por supuesto los videos atribuidos a Emilio Lozoya, donde prominentes panistas aparecen recibiendo bolsas de dinero en las que se adivinan miles de pesos en cómodas denominaciones de 500 y 200 del águila.

Y en el otro lado, los que protagonizan el hermano del presidente Andrés Manuel López Obrador, Pío de nombre, y David León, alto funcionario del actual régimen de la cuatro té, donde también se intercambia la marmaja, perfectamente ensobretada.

Pero si nos remontamos en el tiempo, hace unos pocos años un colaborador de López Obrador, René Bejarano, bautizado como El Señor de las Ligas, en el no tan lejano 2004 apareció como protagonista de sendos videos recibiendo una lanota en efectivo del empresario de origen argentino Carlos Ahumada —el mismo que luego reclamó haberle prestado unos cuantos millones al PRD de la hoy presidiaria Rosario Robles Berlanga—.

Ni antes ni ahora los protagonistas de los video escándalos han recibido castigo. Y si lo hubo en algún caso, hoy los protagonistas del ayer y de la semana pasada andan como si no hubiera pasado nada. Como si se tratara de un mal sueño. Como Pedro por su casa. Ni sudan ni se acongojan.

Porque ahí radica también el juego limpio: no importa si sales en un video escándalo, especialmente si lleva de por medio algunos miles o millones de pesos, puedes tener por seguro de que la opinión pública(da) te linchará —y probablemente haga lo mismo la opinión popular—, pero legalmente estarás a buen resguardo. O dicho en pocas palabras: te harán lo que el viento a Juárez.

Si acaso, perderán su chamba, en el ánimo de taparle el ojo al macho.

Eso esta ocurriendo ahora mismo. El escándalo se enfría, lo sustituye uno nuevo o más atractivo, y los procesos penales o legales que se esperarían de la evidencia gráfica se diluyen o simple y llanamente no se concretan. Ni siquiera el famoso Emilio “L” ha pisado la prisión.

Todo cambia y al final todo queda igual. Los especialistas en ciencia política lo llaman gatopardismo.

Pero no sólo sucede en la vida política, también en otras facetas de la vida pública donde los escándalos se suceden vertiginosamente sin mayores consecuencias. Ahí están los incontables leidis y lords que han florecido con las redes sociales y los deportistas y artistas que escenifican sucesos bullangueros —los más recientes, dos jugadores de las Chivas de Guadalajara— y que tras un cierto tiempo aparecen reivindicados, con más defensores y admiradores que antes. Es un deporte nacional con miles de espectadores de famas efímeras. Pero también con protagonistas de colas pelonas y largas de roedores consumados.

***

Director del noticiario Así Sucede de Grupo Acir Toluca.

Mail: felgonre@gmail.com. Twitter: @FelipeGlz

Los videos escándalos en México son un deporte nacional por excelencia.

Si no están en las olimpiadas nacionales o en las universiadas es porque no existe una federación que sancione su práctica ni reglas claramente establecidas.

Eso sí, salvo alguna excepción que escape de la memoria de teflón del arriba firmante, todos terminan en el olvido, sin sanciones ejemplares para los participantes. Es el común denominador.

Como lo es también que el fair play de este deporte nacional implique la aparición de videos muy similares de los contendientes o denunciantes.

Los más recientes son por supuesto los videos atribuidos a Emilio Lozoya, donde prominentes panistas aparecen recibiendo bolsas de dinero en las que se adivinan miles de pesos en cómodas denominaciones de 500 y 200 del águila.

Y en el otro lado, los que protagonizan el hermano del presidente Andrés Manuel López Obrador, Pío de nombre, y David León, alto funcionario del actual régimen de la cuatro té, donde también se intercambia la marmaja, perfectamente ensobretada.

Pero si nos remontamos en el tiempo, hace unos pocos años un colaborador de López Obrador, René Bejarano, bautizado como El Señor de las Ligas, en el no tan lejano 2004 apareció como protagonista de sendos videos recibiendo una lanota en efectivo del empresario de origen argentino Carlos Ahumada —el mismo que luego reclamó haberle prestado unos cuantos millones al PRD de la hoy presidiaria Rosario Robles Berlanga—.

Ni antes ni ahora los protagonistas de los video escándalos han recibido castigo. Y si lo hubo en algún caso, hoy los protagonistas del ayer y de la semana pasada andan como si no hubiera pasado nada. Como si se tratara de un mal sueño. Como Pedro por su casa. Ni sudan ni se acongojan.

Porque ahí radica también el juego limpio: no importa si sales en un video escándalo, especialmente si lleva de por medio algunos miles o millones de pesos, puedes tener por seguro de que la opinión pública(da) te linchará —y probablemente haga lo mismo la opinión popular—, pero legalmente estarás a buen resguardo. O dicho en pocas palabras: te harán lo que el viento a Juárez.

Si acaso, perderán su chamba, en el ánimo de taparle el ojo al macho.

Eso esta ocurriendo ahora mismo. El escándalo se enfría, lo sustituye uno nuevo o más atractivo, y los procesos penales o legales que se esperarían de la evidencia gráfica se diluyen o simple y llanamente no se concretan. Ni siquiera el famoso Emilio “L” ha pisado la prisión.

Todo cambia y al final todo queda igual. Los especialistas en ciencia política lo llaman gatopardismo.

Pero no sólo sucede en la vida política, también en otras facetas de la vida pública donde los escándalos se suceden vertiginosamente sin mayores consecuencias. Ahí están los incontables leidis y lords que han florecido con las redes sociales y los deportistas y artistas que escenifican sucesos bullangueros —los más recientes, dos jugadores de las Chivas de Guadalajara— y que tras un cierto tiempo aparecen reivindicados, con más defensores y admiradores que antes. Es un deporte nacional con miles de espectadores de famas efímeras. Pero también con protagonistas de colas pelonas y largas de roedores consumados.

***

Director del noticiario Así Sucede de Grupo Acir Toluca.

Mail: felgonre@gmail.com. Twitter: @FelipeGlz

ÚLTIMASCOLUMNAS
miércoles 25 de noviembre de 2020

Repique inocente | En los bueyes de mi compadre

La condiciones actuales de la pandemia en el Edomex no son para entrar en un estado de alarma; pero tampoco para bajar la guardia.

Felipe González

miércoles 11 de noviembre de 2020

 Repique inocente | Carrancear

La familia del cachorro no se dedicó por completo a la política sino esencialmente a los negocios. Muchos negocios en muchos sectores.

Felipe González

miércoles 04 de noviembre de 2020

Repique inocente | Elección en “Gringolandia”

En México muchos quisieran que ganara Joe Biden; pero en por un mero pragmatismo económico: al país le va mejor con los gobiernos republicanos

Felipe González

miércoles 28 de octubre de 2020

Repique inocente | El bailongo

Repique inocente | El bailongo

Felipe González

miércoles 21 de octubre de 2020

Repique Inocente | Evidente deterioro en seguridad

La percepción de inseguridad en el estado de México se ha deteriorado paulatinamente, sin que los gobiernos tengan soluciones efectivas. Aunque sí sirve como fuente de campañas políticas que ofrecen atacar a la delincuencia y devolvernos la tranquilidad.

Felipe González

miércoles 14 de octubre de 2020

Repique inocente | De muertito

Mantener la pandemia bajo control en los municipios requiere acciones que generen confianza y establecer activamente códigos de conducta para que las tareas que se desempeñan en el espacio público sean menos riesgosas.

Felipe González

miércoles 07 de octubre de 2020

Repique Inocente | Aquí, de metiche

Hace tres meses Emilio Lozoya fue noticia por su extradición. Hoy casi nadie recuerda que está acusado de delitos patrimoniales y que señaló a Enrique Peña de ordenar los sobornos por los que el exdirector de Pemex fue detenido.

Felipe González

miércoles 30 de septiembre de 2020

Repique inocente | Aquí, de metiche

Culpables sobran. Asumir una responsabilidad es punto menos que imposible.

Felipe González

miércoles 23 de septiembre de 2020

Repique inocente | Sin movilidad eficiente

Los especialistas aseguran que en México se producen 48 mil muertes prematuras al año debido a la contaminación del aire

Felipe González

miércoles 09 de septiembre de 2020

Repique inocente | Más partidos, ¿para qué?

Los partidos y los políticos se acercarán al ciudadano como lo acostumbran cada proceso electoral. Luego se olvidarán de sus promesas. Si te vi, ni me acuerdo.

Felipe González

Cargar Más