/ martes 17 de noviembre de 2020

Educación vs. populismo

En la era de la posverdad, la educación tiene un papel fundamental que jugar, apostando al impulso del pensamiento crítico y a la construcción de una ciudadanía más participativa, que trascienda el discurso simplificado del populismo que apela a sentimientos y emociones para acumular poder.

Una sociedad está en riesgo cuando su cultura democrática abreva de la inmediatez sin contexto de las redes sociales, de las noticias falsas que circulan en internet o de un gobierno que apuesta a la división y al encono al prometer –por ejemplo-- que no habrá más rechazados en instituciones de educación superior, pero sin aclarar que la opción”patito” que ofrece, no capacita ni para el trabajo ni para el desarrollo integral de las personas.

Así, no es casual que Morena y sus aliados hayan aprobado sin chistar el Presupuesto de Egresos (PEF) 2021 enviado por el Presidente de la República a la Cámara de Diputados con un recorte en términos reales de 3.8% respecto a lo aprobado en 2020 y un descenso de 21.2% real respecto de lo aprobado en 2018.

El discurso oficial nos dirá que el gasto educativo se incrementó y sí, pero solo en los siete programas prioritarios del nuevo régimen, a costa de eliminar las Escuelas de Tiempo Completo que a finales del sexenio pasado eran 27 mil o de recortar el presupuesto a la enseñanza de inglés en escuelas públicas, de quitar recursos a las Escuelas Normales y al programa de Capacitación para los Docentes, que tendrá una reducción del 48 por ciento.

Y ni qué decir de la reducción del 20 por ciento al programa de Atención de Planteles Federales de Educación Media Superior con Estudiantes con Discapacidad, que se sumó a la eliminación del Fondo para la Accesibilidad en el Transporte Público para personas con discapacidad.

Si hay una constante en el PEF 2021, es la limitación constante del derecho de acceso a la educación de excelencia y el retroceso en los derechos adquiridos. El Estado mexicano sustituyendo su responsabilidad por dádivas e incumpliendo la responsabilidad que tiene frente al magisterio, el estudiantado y la sociedad.

Primero la elección y luego la nación, pensarán. Eso parece al constatar que los siete programas prioritarios del Gobierno Federal para el sector educativo en 2021 representan el 24.5% del gasto total y de éstos, cinco son becas para estudiantes y los otros dos son las Universidades para el Bienestar Benito Juárez y el programa de Educación Física de Excelencia, que contiene la Oficina de la Presidencia para la Promoción y Desarrollo del Béisbol (ProBeis).

En medio de la crisis económica más grave de la historia mexicana y del ansia por mantener el poder, someter resulta más sencillo que convencer. Y si el autollamado “nuevo régimen” no garantiza certidumbre ni a uno de los sectores más aguerridos y organizados como el magisterio, ¿qué espera a la niñez, la juventud y la sociedad en general?

Educar con calidad es hoy, más que nunca, una apuesta por la libertad y debe ser un freno contra el autoritarismo y su ansia de clientelas.

*Diputada federal mexiquense.

@AnaLiliaHerrera

En la era de la posverdad, la educación tiene un papel fundamental que jugar, apostando al impulso del pensamiento crítico y a la construcción de una ciudadanía más participativa, que trascienda el discurso simplificado del populismo que apela a sentimientos y emociones para acumular poder.

Una sociedad está en riesgo cuando su cultura democrática abreva de la inmediatez sin contexto de las redes sociales, de las noticias falsas que circulan en internet o de un gobierno que apuesta a la división y al encono al prometer –por ejemplo-- que no habrá más rechazados en instituciones de educación superior, pero sin aclarar que la opción”patito” que ofrece, no capacita ni para el trabajo ni para el desarrollo integral de las personas.

Así, no es casual que Morena y sus aliados hayan aprobado sin chistar el Presupuesto de Egresos (PEF) 2021 enviado por el Presidente de la República a la Cámara de Diputados con un recorte en términos reales de 3.8% respecto a lo aprobado en 2020 y un descenso de 21.2% real respecto de lo aprobado en 2018.

El discurso oficial nos dirá que el gasto educativo se incrementó y sí, pero solo en los siete programas prioritarios del nuevo régimen, a costa de eliminar las Escuelas de Tiempo Completo que a finales del sexenio pasado eran 27 mil o de recortar el presupuesto a la enseñanza de inglés en escuelas públicas, de quitar recursos a las Escuelas Normales y al programa de Capacitación para los Docentes, que tendrá una reducción del 48 por ciento.

Y ni qué decir de la reducción del 20 por ciento al programa de Atención de Planteles Federales de Educación Media Superior con Estudiantes con Discapacidad, que se sumó a la eliminación del Fondo para la Accesibilidad en el Transporte Público para personas con discapacidad.

Si hay una constante en el PEF 2021, es la limitación constante del derecho de acceso a la educación de excelencia y el retroceso en los derechos adquiridos. El Estado mexicano sustituyendo su responsabilidad por dádivas e incumpliendo la responsabilidad que tiene frente al magisterio, el estudiantado y la sociedad.

Primero la elección y luego la nación, pensarán. Eso parece al constatar que los siete programas prioritarios del Gobierno Federal para el sector educativo en 2021 representan el 24.5% del gasto total y de éstos, cinco son becas para estudiantes y los otros dos son las Universidades para el Bienestar Benito Juárez y el programa de Educación Física de Excelencia, que contiene la Oficina de la Presidencia para la Promoción y Desarrollo del Béisbol (ProBeis).

En medio de la crisis económica más grave de la historia mexicana y del ansia por mantener el poder, someter resulta más sencillo que convencer. Y si el autollamado “nuevo régimen” no garantiza certidumbre ni a uno de los sectores más aguerridos y organizados como el magisterio, ¿qué espera a la niñez, la juventud y la sociedad en general?

Educar con calidad es hoy, más que nunca, una apuesta por la libertad y debe ser un freno contra el autoritarismo y su ansia de clientelas.

*Diputada federal mexiquense.

@AnaLiliaHerrera

ÚLTIMASCOLUMNAS
martes 12 de enero de 2021

Teletrabajo

En México está lejos de ser una modalidad generalizada, pues apenas el 17 por ciento de las personas pueden desempeñarse de forma remota.

Ana Lilia Herrera Anzaldo

martes 29 de diciembre de 2020

Incertidumbre y precarización

 Sí, es mejor tener clases no presenciales que arriesgar la vida por un contagio y sí, la televisión resolvió la emergencia, pero no la cobertura y mucho menos el aprendizaje

Ana Lilia Herrera Anzaldo

martes 15 de diciembre de 2020

¿Quién le explica a la juventud?

La pandemia le vino “como anillo al dedo” al gobierno que en campaña prometió que no habría más estudiantes rechazados y que hoy tiene en la situación económica del país el pretexto perfecto para posponer, por tercer año consecutivo, sus “buenas intenciones”.

Ana Lilia Herrera Anzaldo

martes 01 de diciembre de 2020

Alerta sin fronteras

A contracorriente de los recortes federales en programas de fomento a la igualdad entre hombres y mujeres, el Estado de México se mantiene congruente en los dichos y en los hechos, al crear hace un par de meses la Secretaría de las Mujeres.

Ana Lilia Herrera Anzaldo

martes 17 de noviembre de 2020

Educación vs. populismo

El discurso oficial nos dirá que el gasto educativo se incrementó y sí, pero solo en los siete programas prioritarios del nuevo régimen

Ana Lilia Herrera Anzaldo

martes 03 de noviembre de 2020

Devaluación educativa

El gobierno federal y su mayoría legislativa se alistan a desaparecer 13 programas que aportaban 11 mil 815 millones de pesos  en áreas de igualdad, evaluación, fortalecimiento, infraestructura y docencia.

Ana Lilia Herrera Anzaldo

martes 20 de octubre de 2020

Los 15 minutos anhelados

En Francia proponen que sea el tiempo que necesitaría una persona para desplazarse en ella y satisfacer sus necesidades esenciales

Ana Lilia Herrera Anzaldo

martes 06 de octubre de 2020

El cáncer de la incongruencia

A la peor crisis económica de nuestra historia se suma el desmantelamiento de instituciones y presupuestos que costaron años o décadas de lucha

Ana Lilia Herrera Anzaldo

martes 15 de septiembre de 2020

¿Omisión o dimisión?

Las mujeres no daremos marcha atrás en la exigencia de una sociedad paritaria y libre de violencia donde se respeten a cabalidad nuestros derechos y se sancione a quienes los transgredan.

Ana Lilia Herrera Anzaldo

Cargar Más